miércoles, 27 de junio de 2012

Parada en el tiempo, en un preciso instante. Anclada en el pasado.
El reloj se detiene, para su parsimonia eterna.
Los pelos de punta y la carne en vivo.
Dolor, recuerdo, ternura.
Sólo eso...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada