miércoles, 27 de junio de 2012

El milagro de la roja

En ese preciso instante todo el mundo se paraliza, contiene la respiración esperando un milagro. Sufre, suda lágrimas de angustia por los poros colmados de deseo.
Un instante, apenas unos segundos.
El futuro decidido en un suspiro.
La ilusión, el anhelo, la ambición culminada en un grito de rabia audible a kilómetros.
Explosión de alegría, felicidad, abrazos, sonrisas.
Rabia expulsada en un gesto que envuelve toda la escena...

Es curioso como dos colores provocan en todo el mundo la misma reacción. Es curioso ver cómo se olvidan las diferencias bajo una bandera, unos colores, una ilusión: ganar.Es curioso ver como nunca creemos en los milagros y esta vez rogamos al cielo los cumpla.

Es curioso. Somos España.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada